Últimos temas
» Reglas del Foro
Sáb Mayo 21, 2016 5:22 am por Mackenzie

» Historia del mundo
Dom Feb 07, 2016 3:12 am por Gehtta

» Ambientación
Dom Ene 31, 2016 4:25 am por Gehtta

» Razas de Numina
Jue Ene 28, 2016 2:49 am por Gehtta

» Familias de Numina
Miér Ene 27, 2016 4:57 am por Gehtta


Historia del mundo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia del mundo

Mensaje por Gehtta el Dom Feb 07, 2016 3:12 am




one of many worlds




Los humanos, poseen una habilidad como ninguna que yo haya visto en algún punto de mi vida. Son capaces de crear una historia completa para rellenar cualquier espacio que a ellos les falte. Su creatividad no conoce límites cuando se trata de inventarse una versión que les acomode. ¡Si hasta creen que una explosión los creó! ¿No llega a sonar ridículo? Las explosiones destruyen, no crean, genios. No sé cómo lo logran. Y eso que hacía un tiempo, todos eran felices alabando al Dios que realmente les dio la vida.

Aunque bueno, ese nunca fue ni será mi asunto. Que mi hermano lidie con eso, que por algo habrá creado su mundo de fría y rígida lógica, con leyes y todo eso. Ese nunca fue mi estilo, y dudo que en algún momento lo sea.

¿Que quién soy yo? Oh, bueno, perdona la mala educación, dónde estarán mis modales. Me llamo Gehtta, y soy uno de los múltiples hijos de El Gran Creador, también llamado Dios de dioses, El Titán, Señor de todo lo habido y por haber, nuestro viejo, etcétera, etcétera. Ahora, si bien puede llegar a sonar genial el ser su hijo, intenta convivir con más de cien hermanos y hermanas, peleando todos por los mismos juguetes o por una porción mayor de comida. Sí, hasta allí llegó la diversión. Y si crees que el viejo todopoderoso puede con más de cien hijos, te presentaría a Zabris; un ejemplo claro de que no todos los hijos de El Gran Creador salieron con todos los tornillos puestos. Ah, pero bueno, me salí del tema, ¿en qué estaba?

Oh sí, creo que podría contarles mi rol en esta historia. Verán, como hijo de El Gran Creador, me fue asignado un orbe. Cabía en la palma de mi mano y estaba vacío. ¿Y para qué era este orbe? ¡Para crear mi propio mundo! ¿Sabes lo genial que es tener un mundo por crear? Es un lienzo en blanco, esperando a sus colores que yo puedo elegir. ¡Es lo mejor! Yahvé, Alá, como prefieras llamarlo, eligió hacer un mundo pragmático, lógico, con sus leyes y sin un solo cabello fuera de lugar. Merece su título de “Dios Arquitecto”. También Zabris recibió uno... no preguntes cómo es su mundo, me da miedo preguntar. No por nada es Dios del Caos. Pero yo... yo prefiero considerarme un Dios Artista. Así que... ¿qué puedo hacer?

¿Qué tal, un mundo libre? La libertad es un concepto más vasto de lo que pudieras imaginar, ¡y eso es lo que lo vuelve bello! Un mundo donde los que lo habiten, sean libres de verdad, puedan hacer lo que sus imaginaciones les permita. ¡Claro! Y que sea tan hermoso como una bella canción al atardecer. Eh, que yo solo aspiro a lo mejor, que quede claro. Así fue como empecé a crear mi mundo, mi realidad, “Numina Libertatis” lo llamé. ¡Hasta suena muy bonito!

Pero bueno, no todo es dulces y juegos; resultó un arduo trabajo el crear mi mundo. Hacer todo desde cero resulta duro. ¿Recuerdas ese mito que dice que mi hermano demoró seis días en hacer su mundo y descansó al séptimo? Pues, no es mi estilo tampoco. La verdad, me dio pereza trabajar de corrido, y un par de siestas nunca mataron a nadie, ¿no es así? Así que... para crear todo; tierra, agua, animales, plantas, etcétera, me demoré unos dos... o bueno, tres meses.

¡Pero hey! No te hagas el que no está impresionado. ¡Tienes que admitirlo! Una isla gigante, que contiene distintos ambientes y espacios, es impresionante, ¿verdad? Páramos montañosos, llanuras doradas, pantanos, bosques, ciudades cibernéticas también; este mundo es una belleza y no lograrás convencerme de lo contrario. Y por si a alguien se le ocurre el tratar, también encerré esta isla flotante en una conveniente magia que devolverá a tierra a cualquiera que caiga de los bordes.

Sin embargo... algo faltaba...

¡Eh, eso es! ¡Criaturas cabeza! Aquellos pensantes que sean capaces de mover el mundo, hacerlo progresar, que tenga una historia. Para mis hermanos habrán sido los humanos, monstruos, evoluciones de otras criaturas, pero, ¿qué sería lo más apto para mi mundo de libertad? Admito, en ese momento estaba seco de ideas (no te atrevas a juzgarme inmunda criatura, que ser un Dios tan cool como yo no es tan fácil como te lo figuras), así que... ¿qué podía hacer? ¿Pedir prestadas criaturas de mis hermanos?

¡Hey! No suena a una mala idea. Piénsalo; Numina Libertatis, ese nuevo mundo al que puedes ir a visitar si estás cansado de donde vives, ¡incluso puedes quedarte a vivir y vivir tus sueños! Me gustó el plan, así que fui con muchos de mis hermanos (qué pereza ir con todos) a pedirles que me prestaran sus criaturas. Algunos se negaron (caras de trasero), mientras que otros más amables (caras de... no traseros) accedieron a darme de sus creaciones. Reuní muchas cosas, créeme. Incluso creamos vínculos entre mundos para que algunos viajeros pudieran llegar a Numina. Así, este mundo se llenó de distintas criaturas, razas, que poblarían este mundo.

Con el tiempo, la civilización empezó a florecer. Presencié el nacimiento de las grandes Familias que dirigirían Numina a lo que esperaba fuera un futuro radiante. Asentaron sus ciudades, que en poco tiempo fueron metrópolis en toda regla. Desde mi pequeño escondite, soy capaz de presenciar cada detalle de lo que ocurre, y lo encontraba divertido sin duda. ¡Como ver una película! Solo que la programación literalmente la podría controlar yo si así lo quisiera.

¿Habré creado el Edén? ¡Pues sería digno de mí! Creo que merezco un descanso, ¿no es así? De hecho, por aquí hay un prado de verde césped, precioso sin duda, así que... ¿por qué no echarse una siestesita? Después de todo, ¿qué es lo que podría salir mal?

Bueno, si te duermes por medio siglo, una o dos cosas pasarán, lo aprendí por experiencia.

Los Outlasters contra los Terrors; conflictos que remontan siglos de cacería y cremación dieron sus frutos de odio. Terrors, con sangre que escupe sobre la de los Guardians, su guerra no tardó en explotar. Outlasters y Spirits, adquirieron un terror mutuo que nadie pudo apagar a tiempo. Nomadic, guerreros por naturaleza, olieron el combate y se sumaron a ciegas. Muchísimos factores que llevó a las grandes Familias a pelearse unas contra otras, naciendo así lo peor que ha ocurrido en Numina desde que soy capaz de recordar, algo que quedaría marcado en nuestra historia por siempre...

La Gran Guerra. Humanos armados hasta los dientes lideraban el ejército rojo de los Outlasters. Hechiceros sabios usaron sus conocimientos para crear venenos que los llevaron a portar el estandarte púrpura de los Terrors. Los elfos refinaron sus arcos y sus magias, convirtiéndose en amos y señores del ejército verde de los Guardians. Muñecos con cuerpos horripilantes e infinitos llevaron la delantera al portar el blanco de los Spirits. Y los cyborgs adaptaron sus cuerpos para que nadie les contradijera en las filas celestinas de los Nomadic. Generales se alzaron, sangre se derramó, mi bello mundo fue transformado en una trinchera de la que pocos podrían salir si seguía como iba. Y créanme, cualquiera puede disfrutar una película gore de vez en cuando. Pero el que pone las reglas en Numina Libertatis no es nadie más que yo.

Al enterarme de la situación, me alisté para inmiscuirme en la Gran Guerra y darle fin de inmediato. Y si crees que es algo muy grande para mí, señor suspicaz, ¿acaso ya olvidaste que soy el Dios de este mundo? Puedo no ser el más astuto cuando se trata de las criaturas de mis hermanos, pero sí que tengo un plan bajo la manga. Y a diferencia de ustedes, lectores, no comienza con las semillas y las avejas.

De las reliquias que atesoro, creé cinco semi-dioses. Después de todo, solo El Gran Creador puede crear un Dios completo, pero esto bastará. De mi anillo, nació Aure, un Fracción de gran sentido de la familia. De mi arete, creé a Phinis, una amistosa vampiresa. De una pulsera que llevo al tobillo, fue que creé a Irus, un rebelde y joven cambia-formas. De una joya en mi cuello, di vida a Daralyss, quizá la más bella youkai. Y por último, de la cadena en mi cuello, Ergyon, un ángel feroz sin igual. Cinco hijos. Cinco semi-dioses. Cinco nuevos generales que darán fin a la Gran Guerra.

Su gran poder no fue rival para ninguna criatura. Asesinaron a los generales que comandaban la guerra, y le dieron un fin casi de la noche a la mañana. Todos pertenecían a Familias distintas, pero peleaban por un mismo objetivo por el que juraron sobre sus existencias; proteger a Numina y restaurarla a lo que una vez fue. Sus nacimientos están manchados de sangre... pero quiero creer que fue para un bien mayor. No estoy dispuesto a empezar de nuevo. No voy a crear un mundo nuevo otra vez.

Si bien la Gran Guerra llegó a su fin tan pronto mis hijos pelearon de vuelta, muchas secuelas se dieron. La gran isla que fue una vez, acabó siendo un montón de islotes desparramados por el espacio. Las ciudades estaban destruidas. Muchas vidas habían sido cobradas para nunca ser restauradas. ¡Pero para algo están los nuevos gobernantes! Aure, Phinis, Irus, Daralyss y Ergyon han jurado que restaurarían el mundo a lo que fue, y no tardaron en tomar sus posiciones para hacerlo. Ya fuera reconstruir las ciudades, conectar las islas, calmar a las masas, esto era ahora su trabajo.

Ha pasado ya casi medio milenio desde entonces. La Gran Guerra fue tan catastrófica, que ahora incluso el mundo cuenta sus años desde ese acontecimiento. Es una nueva era, y llevamos 499 años sin ningún incidente mayor.

Pero lo siento en el aire. Lo siento en la punta de mis nervios. La hostilidad aún no se calma por completo, el mundo parece estarse preparando para un nuevo caos. Vaya, uno como Dios ya nunca puede echarse una siestesita sin despertar a la bestia. ¡Ha! Así que, recién llegado, ahora que sabes qué ocurrió en nuestro mundo, déjame preguntarte: ¿Dónde encajas tú aquí?
avatar
Edad : No llevo la cuenta, qué pereza

Frase : El mundo es mi patio de juegos personal

Apodo : Dios Artista

O.Sexual : ¿Es esto una entrevista? ¡No me peiné para la ocasión!

Mensajes : 10

Empleo /Ocio : Soy el más maravilloso Dios que hubieras podido pedir

Dioses
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.